Search
  • armmdlg

6. I. Conoce tu instrumento

1. Conoce tu instrumento

El autoconocimiento es el primer paso, en este caso, autoconocimiento de nuestro instrumento. Y, ¿La voz es nuestro instrumento? Realmente, la voz cantada es el resultado del uso de nuestro instrumento musical, nuestro instrumento es en realidad nuestro cuerpo. Así es, nuestro cuerpo, desde la cabeza hasta la punta de los pies. Pero, debido a que son mucho más relevantes algunas funciones corporales en la producción vocal, y porque la fisiología vocal es un tema amplísimo, nos enfocaremos en lo que es crítico para la producción vocal. Anteriormente mencionaba que nuestro cuerpo entero es el instrumento musical con el que hemos de trabajar los cantantes, esto es cierto porque aunque el aparato fonador per se es el responsable de la emisión vocal, este mismo depende de las demás funciones básicas del cuerpo para poder “operar”. Y ahora, que justo acabo de mencionar al aparato fonador, valdría la pena aclarar un poco de qué es de lo que estamos hablando.

El aparato fonador Quisiera aprovechar estas líneas para expresar que es fundamental para la visión que encierra este libro, abordar solo los temas y la información más importante y la que realmente nos ayudará a obtener cambios positivos. En este sentido, el enfoque con el que se tratará este y otros temas será el que haga sentido a esta visión. Para comenzar a facilitar este tema quisiera abrir con broche de oro mencionando algunas realidades que pueden ayudarnos a ponernos en contexto. El aparato fonador, cuando produce la voz, logra este resultado por medio de un proceso que se podría analizar desde la “óptica” de la aerodinámica, que tal como su nombre lo da a entender, es una rama de la ciencia y la física lo suficientemente compleja como para intimidar a casi cualquiera. Sumemos a esto que los factores o elementos, que forman parte del aparato fonador y por ende del fenómeno aerodinámico, están vivos. Decir que lo impredecible es la constante en el canto, no estaría muy lejos de ser cierto, dado que es muy complicado calcular el resultado que tendría tal o cual proceso fonatorio (producción de voz) si consideramos que sus elementos pueden cambiar de circunstancias prácticamente de un momento a otro, por ejemplo, las cuerdas vocales pueden estar más o menos hidratadas y lubricadas, los pulmones pueden obtener alguna disfunción patológica por enfermedad, ¡incluso el estado de ánimo del cantante podría ser un factor por cómo afecta la fisiología en general! En fin, todo un mundo de posibilidades, sin contar los factores externos como el recinto, la humedad relativa y la altura, que son variables que afectan al sonido. La intención de explicar esto no es la de abrumarte. El objetivo de analizar a fondo la complejidad de lo que ocurre con nuestra voz es explicar por qué cantar “no son enchiladas”. Si no eres de México, o si eres de aquí pero no conoces esta expresión coloquial, esta quiere decir: no es cualquier cosa, no es cosa fácil. Partiendo de mostrarte el panorama que habremos de conquistar, es como iniciamos nuestra travesía para llegar a conocer nuestro instrumento.

15 views

© 2018

 Méndez Music Studio. Todos los derechos reservados. Iconos de Flaticon.es

  • w-facebook
  • w-youtube